Manipulador de Alimentos Online. En 5 minutos. | 9-Normativa
16349
single,single-portfolio_page,postid-16349,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,,wpb-js-composer js-comp-ver-4.2.3,vc_responsive
 

9-Normativa

Debido a la necesidad de formación de los manipuladores las consejerías de Sanidad de las diversas Comunidades Autónomas junto con el Ministerio de Sanidad aprobaron varias estrategias que dieron lugar a varios Reales Decretos que enumeramos a continuación.

 

- REAL DECRETO 381/1984 de 25 de enero.

En él se aprueba la reglamentación Técnico -Sanitaria de las tiendas de alimentación (BOE de 27 de febrero de 1984).

 

- REAL DECRETO 2207/1995, de 28 de diciembre.

En él se establecen las normas de higiene relativas a los productos alimenticios (BOE de

27 de Febrero de 1996).

 

- REAL DECRETO 202/2000 del 11 de Febrero.

En él se establecen las normas que deben seguir los manipuladores de alimentos

(B.O.E nº 48 del 25 de Febrero de 2000).

 

- REAL DECRETO 3484/2000, de 29 de diciembre.

En él se establecen las normas de higiene que se deben seguir durante la elaboración, distribución y comercio de comidas preparadas. (BOE de 12 de enero de 2001).

 

- REAL DECRETO 109/ 2010, del 5 de Febrero.

En él se deroga el Real Decreto 202/2000 y se establece que es responsabilidad de las empresas de alimentación la higiene de sus instalaciones y de sus productos alimenticios y la puesta en práctica de sistemas de control adecuados de acuerdo con los sistemas de Análisis y Control de Puntos Críticos (APPCC).

 

- REGLAMENTO EUROPEO 1169/ 2011, entra en vigor a partir del 14 de diciembre de 2014.

Todas las empresas del sector alimentario deberán implantar, de manera obligatoria, una serie de medidas dirigidas a eliminar o minimizar cualquier Riesgo Alimentario en la Salud de los Consumidores. Las empresas que no cumplan con las técnicas de autocontrol en materia de seguridad alimentaria marcadas en la normativa europea 1169/2011 se enfrentan a sanciones desde los 5.000 € a los 600.000 € (Ley 17/2011).

 

También es responsabilidad de la empresa garantizar que sus manipuladores dispongan de la formación adecuada en cuestiones de higiene de acuerdo con su actividad laboral.